Primer recinto
Puerta de herradura, subida y...
Torre pentagonal
Previous
Next

Esquema general

  En este esquema del primer recinto podemos distinguir en negro los antiguos muros ya descritos por Layna en su plano de 1932 y en azul podemos ver algunos elementos nuevos procedentes de la reconstrucción realizada tras la compra en subasta del castillo:

  1. Avanzadilla a modo de barbacana
  2. Torre pentagonal
  3. Arco de herradura
  4. Barbacana moderna
  5. Arco de entrada
  6. Barbacana antigua
  7. Segundo recinto
  8. Entrada antigua y poyo
  9. Aljibe antiguo
  10. Escaleras de subida al adarve
  11. Habitación nueva
  12. Antiguas caballerizas

Avanzadilla

  En primer lugar vamos a hablar de la avanzadilla señalada con el número 1: según Layna este espacio serviría como protección a modo de barbacana almenada para otear desde el peñasco que le sirve de límite norte todos los salientes situados en la cuesta de subida a la fortaleza. Según viejas fotografías las únicas modificaciones que se realizaron en la reconstrucción postsubasta fueron la adición de almenas. Aquí podemos ver dicha avanzadilla:

Torre pentagonal

   En segundo lugar con el número 2 tenemos la torre pentagonal, torre de vigía y defensiva a la vez ya que desde ella se atisban todos los peñascos de subida y la trinchera defensiva abarbacanada que señalamos con el número 4. Es un elemento que se ha conservado bastante bien y en la reconstrucción que se hizo del castillo no se tuvo que rehacer especialmente, si acaso las almenas tal como dijimos en el caso de la avanzadilla. Antiguamente se distinguían dos estancias superpuestas y puerta a la altura del piso principal y el acceso a dicha torre se produciría mediante una escalera de mano ya que la puerta no estaría a nivel del suelo, actualmente se reformó y se ha añadido otra entrada con un arco ojival al nivel del suelo. Las vigas y el suelo de las dos estancias están rotas con gran peligro para el que accede hasta ellas. Parece ser que la parte inferior sirvió de almacén durante los años 80.

En estas fotografías de abajo observamos cómo es actualmente la torre pentagonal, uno de los elementos más característicos del castillo y más bonitos del mismo:

  En esta fotografía antigua de abajo, podemos ver el estado de la torre en el año 1932, así como la trinchera de subida al castillo, la entrada principal actual y las torres del recinto principal, también se vislumbra la avanzadilla abarbacanada sin almenas:

Torres pentagonales en Castilla

  Las torres pentagonales tienen origen ya en la República Romana durante el siglo II A.C., pero su incorporación definitiva se produjo en la segunda mitad del siglo IV y su desarrollo definitivo se dio dentro del Imperio Bizantino en el VII. Penetra en Europa a través del norte de Italia, regiones orientales de Francia y mitad norte de España, pero no obstante hay algunas torres de mediados del siglo IX (Calatrava la Vieja) que pueden ser procedentes de la influencia islámica proveniente del norte de África.

  Según Pedro José Pradillo y Esteban, la implantación de estas torres se produjo en fundamentalmente tres etapas cronológicas y a iniciativa de personalidades concretas en la corona de Castilla:

  1. Un primer momento a imitación de las obras existentes en fortalezas andalusíes del siglo IX tales como Calatrava la Vieja en las empresas constructivas de Alfonso VIII (1155-1214). Podrían ser influencia de los cruzados europeos llegados a Castilla para la campaña contra los almohades que terminó en la batalla de Las Navas de Tolosa (1212). Entre los ejemplos que tendríamos se encuentran: dos torres de Calatrava la Vieja, Alarcos, Caracuel y probablemente nuestra torre del castillo de la Riba. También murallas del arrabal del Vado de Toledo.
  2. Un segundo momento con su implantación definitiva durante la regencia de María de Molina (1260-1321). Con las siguientes fortificaciones: Molina de Aragón, Zafra, Fuentelsaz en Guadalajara, Montealegre, Buitrago, cercas urbanas de Guadalajara y Madrigal de las Altas Torres. También bajo la influencia del infante don Juan Manuel (1282-1349) en sus dominios: San Martín de Montalbán, Alarcón, Cifuentes, Puebla de Almenara…
  3. Un tercer momento. Empresas constructivas de Pedro Tenorio, arzobispo de Toledo entre 1377-1399. Murallas de Toledo y puentes del mismo (Alcántara y San Martín), Alcalá de Henares, Santorcaz…

  Por lo tanto nuestra torre podría ser uno de los ejemplos más antiguos de este tipo de elemento castral realizado en nuestro país, al quedar englobado en ese primer momento constructivo.

Otros elementos constructivos

  Otros elementos a reseñar con los siguientes: la entrada con arco de herradura al recinto del castillo (4), la trinchera con barbacana, zona reconstruida (6) y zona antigua (7) y otro arco de entrada (5). Tanto el arco de herradura como la parte de barbacana que llega hasta el otro arco de entrada reseñado con el número 6 son resultado de la reconstrucción realizada por el propietario después de comprar las ruinas del castillo, ya que en el plano de 1932 de Layna y en las fotografías antiguas no consta, como podemos ver en la de arriba. Esa trinchera en algunas partes parece que fue retocada por la mano del hombre para acrecentar la verticalidad y poder defender mejor el castillo.

  Este último arco que hemos señalado con el número 5 también es un añadido nuevo, no obstante según el plano de Layna parece que en tiempos hubiera otro muro que seguiría el lienzo occidental que parte de la torre pentagonal y que tendría una entrada y que con la entrada al recinto principal actual formaría un sistema de entrada acodada (observese en el plano), pese a todo ello no se aprecian hoy en día restos a simple vista.

  No obstante, y tras el hallazgo de Marcos Nieto de un grabado antiguo francés que nosotros creemos fiel reproducción del estado del castillo durante y antes de las guerras napoleónicas (ver el apartado «curiosidades»), en ese grabado se aprecia un arco de entrada al castillo no acodado y que podría corresponder con el arco de herradura 4 o con el arco 5, yo me inclino más por este último, a pesar de ser una reconstruccón actual, ya que en ese grabado se puede ver un arco de medio punto. No sería el de herradura debido a la distancia que hay desde dicho arco hasta el la primera torre. Aquí lo podemos ver más en detalle:

  También se podría señalar la existencia de una casucha con tres ventanas situadas entre ese arco de entrada y la primera torre y que podría ser un establo debido a la especie de porche que tiene a la izquierda o también podría ser la vivienda del antiguo guardés. Se situaría en lugar en que he colocado el número 6.

  Seguimos con la visita y con los números 8, 9. Con el 8 numeramos la puerta antigua y actual de acceso al segundo recinto, recinto principal o recinto más antiguo, con un banco de piedra a su entrada. Con el 9 distinguimos un aljibe, aljibe que ha sido reformado cubriéndole con vigas de hormigón y hoy en día bastante relleno de porquería por las personas poco cuidadosas que han subido hasta el castillo. Si miramos por dentro se pueden apreciar a simple vista los arranques de los arcos que sustentaban el techo del aljibe. Este aljibe se utilizaría para almacenar el agua de lluvia que caía en el castillo debido a la ausencia de un pozo cercano que suministrara dicho líquido elemento al castillo (que nosotros sepamos).

  En la fotografía superior podemos ver la escalera moderna de subida a las almenas y que hemos situado con el número 10, escaleras nuevas ya que Layna no hace mención de ellas. Cuando el cronista visitó el castillo destacó en su libro que se veían los «cimientos de una pared de cerramiento y el dintel de una puerta para pasar a las cuadras sobre las que hubo habitaciones sin duda alguna, ya que en el muro quedan los huecos para apoyo del maderamen; en ellas se alojarían con toda probabilidad los contados mesnaderos encargados de la guarda del castillo». Hoy en día lo único que se puede observar es cierto habitáculo pegado a esa puerta y un gran depósito de agua sin utilizar; no se puede distinguir ninguna otra construcción.